free web hosting | free website | Business Hosting | Free Website Submission | shopping cart | php hosting

LA ANSIEDAD DE LOS ADOLESCENTES FRENTE A LA COMPUTADORA

Ps. Rocxana Croce P.

 

A raíz del trabajo con adolescentes  encontramos no tanto por coincidencia sino por correlación, que existe una alta incidencia respecto de la influencia que tiene la computadora en la vida de niños, adolescentes y jóvenes.

  Es indudable  que constituye una herramienta útil para la educación de las personas en general, contribuye con todo un mundo de conocimientos y  datos al alcance de las manos y en un abrir y cerrar de ojos.

 Quedan atrás épocas donde muchos muchos teníamos que acudir a las bibliotecas para poder tener acceso a alguna información necesaria, o redactar un trabajo de investigación, buscando y rebuscando en textos pesados, enciclopedias y demás material que nos permitiera cumplir un trabajo. Además de tener que desplazarnos a algunos lugares necesarios, donde consiguiéramos dicho material.

Antes el término “click”  no era usual en nuestro vocabulario.

  Sin duda las épocas cambian y con ello la velocidad de la informática  no deja de sorprendernos. Ahora se ahorra en mucho tiempo, energía…..los datos se consiguen con solo abrir archivos y muchas veces es cuestión de copiar y pegar.

 Por tanto, la costumbre y hábitos entre los estudiantes han experimentado una variación importante.

 El tiempo en muchos de ellos  discurre de manera inadvertida, están abocados a los juegos en red, conversaciones o “chat” y demás entretenimientos.

 Además es un tiempo que en muchos casos es ilimitado, sobre todo en aquellos donde no hay un horario para las actividades diarias planificadas y comprometidas, especialmente académicas.

 Algunos padres refieren que sus hijos tienen la computadora en su escritorio o muy cerca de ellos, e inclusive hacen las tareas “chateando”.

 Esto conlleva a que el alumno termine muchas veces sus actividades a altas horas de la noche, cansado y/o excitado.

 Al respecto, observamos ciertas conductas ansiosas reflejadas en impulsividad y una excesiva actividad motora: movimiento de manos, pies; muerden el  lapicero, borradores; pueden estar haciendo bolitas de papel,  etc.

 Más allá de contabilizar las horas, podemos dar cuenta que muchos de estos muchachos son de personalidad retraída, donde a manera de refugio pasan horas de horas frente a la pantalla.

 Estudios rebelan que adolescentes están un promedio de 35 horas semanales frente a la pantalla.

 No cabe duda que en ésta época estamos más informados que nunca de manera inmediata y en segundos, pero también hay mucha incomunicación en “tiempo real”, niños y jóvenes aislados, algunos con baja autoestima y dificultades para establecer relaciones interpersonales.

 Actualmente no le dedican tiempo a actividades recreativas o lúdicas menos tecnificadas y ni hablar de deportes al aire libre, eso ya es cosa “de antaño” en muchos hogares, lamentablemente.

 Ahora los juegos son “en red” al estilo Quake, Conter-Strike, Gunbound una especie de escondite virtual y con  armas de por medio; Warcraft, juego tipo estrategia.

Es más, se reúnen en grupos virtuales “sin frontera” y así escenifican verdaderos encuentros.

 Muchas consecuencias se derivan de los tiempos frente a la computadora destinada por los niños y adolescentes. Tiempos que necesitan ser revaluados en algunos, sobre todo en los casos donde se perciba una perdida de control de la misma en función a resultados y consecuencias reflejados en sus  desempeños académicos, sociales, familiares especialmente.

 La empresa Apoyo registró en marzo de 2002 que el 19 por ciento de un total de adolescentes encuestados en Lima acudía a Internet. La cifra aumentó a 30 por ciento para abril de 2003, según el último sondeo realizado hasta la fecha. Transcurrido ya un año, es más probable que la tasa bordee ahora el 40 por ciento. Cuestión para re-pensar.

  Como mecanismo de interacción, como herramienta de estudio o trabajo, como forma de entretenimiento, etc. es evidente la presencia de la computadora en muchos hogares; donde los tiempos que se le invierten están en relación al uso, beneficios, “ganancias”, una necesidad de gratificación inmediata que muchas veces no acepta postergaciones.

 Enfatizamos en la necesidad de regular los tiempos de exposición de los muchachos frente a la pantalla, concordando con tener horarios establecidos para ello, así como para las demás actividades de la vida diaria.

No dejar que la influencia de estos medios tecnológicos, supla o cubra momentos destinados a compartir con la familia, amigos, al deporte o al mismo descanso,  necesarios para reponer fuerzas.

  Es prioridad uno ser fuertes y claros en éste sentido, pues sabemos que modificar conductas no es cuestión de un día a otro; requiere de paciencia, consistencia y claridad en las ideas y acciones.

 Finalmente, no podemos desvirtuar la importancia de la PC y los servicios que ella  representa en la vida de las personas en general;  como vehículo que ofrece un sin fin de posibilidades y beneficios.

 La idea que hemos expuesto en éste articulo ha estado referida a la mejor manera de dosificar los tiempos que se le dediquen al empleo de la computadora en general, sin dejar de lado los contenidos y el uso final que se le otorgue, que muchas veces no es precisamente el más conveniente.

 vplver