free web hosting | website hosting | Business Web Hosting | Free Website Submission | shopping cart | php hosting
Don Pésimo        

Ps. Rocxana Croce                                    

                                              Un amargado no nace…..se hace en el camino

 

 

También aplicado a doña Pésima, cuando tratamos  de describir  a aquella persona quejosa y que solo ve el lado negativo de las cosas.

En la vida cotidiana podemos imaginar circunstancias  como la siguiente:

Ana trata de evitar encuentros con Sharon , hasta es capaz  de esconderse en una tienda  o irse por otro lado  para no cruzar miradas.  

El por qué tiene una razón para Ana: “me incomoda  que cada vez que la encuentro, solo me habla de cosas negativas, da la impresión que nada le parece bien, si le comento algo bueno que me sucedió, termina por arruinarme el optimismo que pueda tener;  si trato de hacerle entender que así no son las cosas, refuta mis argumentos y más bien trata de impregnarme su fatalismo”.

 

Los pesimistas son por lo general personas que viven insatisfechas con ellas mismas, nada las complace, hasta es posible sentir que emanan  una energía negativa.  No hacen el más mínimo esfuerzo por mejorar ellos mismos.  Terminan  proyectando  una imagen gris, donde a veces uno se aleja o los evita por un simple mecanismo de protección y/o conservación del estado de ánimo.

No han aprendido a procesar   y elaborar   sus vivencias  e instatisfacciones,  siendo poco  capaces  de automotivarse y enfrentar  alguna dificultad con mejor cara a la vida, además  experimentan carencia de habilidades y mecanismos de afrontamiento.

 

Tienden a compadecerse de los demás y ellos mismos se sienten muchas veces víctimas de las circunstancias, se quedan entrampados en el conflicto (nudo) no quieren ver posibles soluciones o salidas ante una dificultad,  por lo general  tienen un “no “  para todo y su capacidad para dramatizar es enorme.

Se tiende a cumplir en éstas personas  una especie de profecía autocumplidora porque mentalizan tanto una desgracia o los efectos negativos de una circunstancia que se puede hacer real.

 

El resentimiento no les es ajeno,  dura “a long time”;   evitan acercamientos positivos y manipulan las ocasiones que perciban puedan confrontarlos, perder piso  o “removerlos”.

 

Ni hablarles de éxitos y logros de terceros, más bien ellos no pueden ver o saber de  éste tipo de experiencias, les produce una especie de escozor psicológico. Para un pesimista, la vida no es vida sino se dan eventos nefastos, más aún cuando esto les sucede a los demás. Son motivos para reforzar sus actitudes.

 

Por tender al negativismo se privan de alegrías y placeres y no ven con buenos ojos que a otros les pueda ir distinto en la vida, es más, si por ventura una persona  contradice sus argumentos, pueden hasta sentir “pena” por quien no piense como ellos, o simplemente les lanzan una frase pesimista  “ya verás cuando te suceda”.

Generalmente tienden a rodearse de personas quejosas, deprimidas, que solo ven el lado oscuro de la vida.

Los problemas son  pan de cada día, su motivo de vida, la única forma de mantenerse en pie en éste valle de lágrimas. No se abren a cambios o posibilidades de mejoría, menos ven con buenos ojos una forma distinta de vivir la vida.

La terquedad en sus discursos los hace testarudos y de plano rechazan a quienes osen por ventura, dar una posibilidad alentadora de vida. La verdad la tiene ellos y punto.

 

Finalmente podemos colegir que la vida es una, con lo bueno y no tan bueno que nos puede brindar. Es un constante acto de  ensayo – error donde ponemos a prueba nuestras fortaleza y ganas de vivir. La vida es una gran posibilidad.

Si uno quiere ser o parecerse a don Pésimo, ya tiene detalles para ello, de lo contrario escogerá el camino de la autoconservación, autovaloración y porque no, de vivir con una sonrisa y buen humor.
      


VOLVER